La tregua fallida de Escobar, según el FBI

Pablo Escobar intentó en varias ocasiones hacer una tregua con el Estado colombiano. Varios informes del FBI – entre 1989 y 1990- cuentan que a cambio de entregarse pedía que le dejaran su fortuna, pero el gobierno Barco se arrepintió.

Pablo Escobar intentó en varias ocasiones negociar su entrega a la justicia.       Fueron varias las veces que Pablo Escobar intentó negociar con diferentes gobiernos su entrega. Pero aunque estos acercamientos se hicieron por debajo de la mesa, agentes y oficiales de Estados Unidos estaban al tanto de éstas.

Así se desprende de un memo confidencial enviado por el FBI en junio de 1990 en el que revela detalles hasta ahora desconocidos de hasta dónde llegaron esas negociaciones. Durante la etapa final del gobierno del liberal Virgilio Barco, el capo del narcotráfico propuso entregarse, pero a cambio de que su fortuna no fuera tocada. El FBI sabía de las negociaciones y al parecer el gobierno de George Bush padre bloqueó la tregua.

En el cable, agentes del FBI le cuentan a sus superiores que el Gobierno del entonces presidente Barco estaba en negociaciones con Pablo Escobar a través de intermediarios, cuyos nombres fueron borrados de los archivos. VerdadAbierta.com consultó varios textos periodísticos de la época y funcionarios de esa administración que confirmaron esos acercamientos clandestinos y señalaron que el arquitecto Santiago Londoño White fue el intermediario entre Escobar y el gobierno de esa época.

Lo inaudito de este acuerdo es que se dio después de que Escobar asesinara a varios candidatos a la Presidencia, entre ellos al político liberal Luis Carlos Galán, y que desatara la peor ola terrorista de la historia de Colombia a finales de los ochenta y comienzos de los noventa.

Lo revelador de este memo es que no parte de chismes, sino de una entrevista con una persona cercana a Pablo Escobar, quien explicó detalles de la crisis interna por la que atravesaba el Cartel de Medellín, y la división que causó dentro esta organización criminal la decisión del narcotraficante de continuar con la brutal guerra contra el Estado.

La fuente le contó a agentes del FBI que Escobar estaba dispuesto a desmantelar y desmovilizar su organización, dejar el narcotráfico, a cambio de no ser extraditado, pero que su única exigencia para hacerlo era que el Gobierno colombiano le permitiera a su familia mantener su fortuna.

Esta persona le contó a agentes de inteligencia en Bogotá que Escobar alcanzó a entregar algunas “cocinas”, pero que después de la visita a Cartagena del presidente George Bush en febrero de 1990, el Gobierno colombiano se “echó para atrás”.

Desde entonces, dice el informe, a Escobar “no le ha importado nada y está fuera de control y desmoralizado. Se ha vuelto más agresivo en lugar de débil en resolución”, añade. “Su pensamiento es menos racional. En el pasado era más calculador y consideraba las consecuencias. Ahora reacciona como fiera enjaulada”.

Para ese momento, Escobar se había dedicado exclusivamente a su “guerra” estratégica y había dejado el negocio a sus segundos, quienes manejaban la producción, el transporte y las ventas. El FBI consideraba que el capo estaba dispuesto a negociar si el Gobierno (de Barco) mantenía su palabra como le habían hecho saber sus intermediarios.

El FBI consideraba que Escobar había perdido el control y que su círculo de amistades se había reducido a un tercio, producto de las bombas y los asesinatos. “Muchas personas en Antioquia están cansadas de la guerra, algunos están deseando que Escobar sea asesinado para poner fin a la guerra”, dice el informe desclasificado.

La presión constante de ser fugitivo también afectó negativamente la salud del capo. Informantes del FBI aseguraron que los efectos de la persecusión se vieron reflejados en “nerviosismo, aumento de peso, pérdida de concentración, ansiedad y gastritis”. Otro informe del 25 de junio de 1990 resumió su condición : “su salud se está deteriorando. La persona amable y sociable del pasado ha desaparecido”.

Escobar mantuvo una vida reservada, y a pesar de que circulaban versiones de que estuviera en los EEUU o en otros países, el FBI tenía la confianza de que se mantendría en Colombia: “Sobre todo en Antioquia, donde lo conocen y lo temen; el tiene el control y goza su protección. En un país extranjero, podría ser detenido como cualquier otro colombiano.”

Ese temor también se extendió a sus colegas en el cartel de Medellín que terminaron dándole la espalda. Un memo de agentes en Bogotá explicaba que, aunque él controlaba el Cartel de Medellín, muchos de sus aliados no apoyaron su guerra contra el Gobierno y por eso algunos de ellos se entregaron a las autoridades o decían que se había “ido solo”. Con el paso de tiempo, Escobar, contaban los agentes del FBI, hizo alianzas con grupos más débiles y varias de sus operaciones las trasladaron fuera del país.

Otro cable de septiembre de 1990, relata lo que conocieron de la masacre cometida por el cartel de Medellín contra el de Cali a las afueras de Candelaria, Valle, que al parecer iba dirigido contra Helmer ‘Pacho’ Herrera, y en el que murieron 18 personas, como una retaliación contra ese grupo de narcotraficantes por haberse aliado con agentes del estado para perseguirlo y asesinarlo.

Varias fuentes le contaron al FBI que el Cartel de Cali estaba negociando con otros grupos, entre ellos las Autodefensas del Magdalena Medio, para asesinar a Escobar y que incluso le pusieron precio a su cabeza.

“Las Autodefensas responsabilizan a Escobar de poner en riesgo sus operaciones en el Magdalena Medio y lo señalan de ser el responsable de numerosas muertes y secuestros en contra de miembros de la organización”, explica el cable, a lo que agrega que el Cartel de Cali está dispuesto a pagar 3 millones de dólares por eliminar(sic) a Escobar.

De hecho, un año antes de estos informes, el 15 de diciembre de 1989, agentes del FBI en Bogotá entrevistaron a un sicario del Cartel de Medellín, quien hizo varias revelaciones de la manera en la que Pablo Escobar estaba preparándose para arremeter contra el Gobierno ante la cacería que se había desatado para capturarlo y extraditarlo.

El sicario, cuyo nombre omiten, contó que Escobar estaba furioso por la “aparente” colaboración entre el Gobierno de la época y el Cartel de Cali para “barrerlos”.

El último informe de los documentos de Escobar, del final de febrero de 1993, indicó la persistente debilidad del capo y su Cartel de Medellín. Ese mes, el grupo contra Escobar `Los Pablitos´ bombardeó una finca del capo y uno de sus depósitos, un ataque que destruyó su colección de pinturas y coches antiguos.

“Esta oficina opina que Escobar va a encomendar la seguridad de … sólo a aquellas personas que están cerca de él y todavía totalmente de confianza por él”, dijo el documento.

El 2 de diciembre de 1993, un día después de su cumpleaños, Escobar cayó en un operativo del llamado Bloque de búsqueda, en el que años mas tarde paramilitares aseguran que participaron. Del “zar multimillonario” a “fiera enjaulada”, fue asesinado sobre un techo en Medellín.

Otro intento de entrega
La prensa colombiana en los primeros días de mayo de 1984 dedicaba gran parte de su contenido al tema del tráfico de drogas: los allanamientos de las propiedades de los narcos, el tratado de extradición, las hipótesis del asesinato de Lara Bonilla, las nuevas medidas que proponía el gobierno de Betancur para luchar contra el narcotráfico. Mientras todo esto ocurría, en Panamá, en el lujoso Hotel Marriot, Pablo Escobar y Jorge Luis Ochoa se reunieron con el ex presidente  Alfonso López para, a través de él, hacerle una propuesta a Belisario Betancur. Cuando la prensa filtró esta noticia, fue un escándalo que indignó a los colombianos.

Sucedió la tarde del 4 de mayo, en el encuentro de casi una hora participaron López, Santiago Londoño White, Pablo Escobar y Jorge Luis Ochoa. El ex presidente estaba en Panamá como observador de las elecciones a presidencia de ese país; los capos, en cambio, estaban escondidos de la justicia colombiana que los buscaba en el Chocó, por el asesinato de Lara Bonilla.

Según narra Fabio Castillo en el libro Los jinetes de la cocaína, “Escobar manifestó que los narcotraficantes estarían dispuestos a entregar sus laboratorios, sus flotas aéreas, sus rutas y sus conexiones de distribución en Estados Unidos y a someterse a la justicia colombiana para que fueran juzgados y sancionados con base en las pruebas que existieran en su contra. Agregó también que estarían dispuestos a regresar sus capitales a Colombia. La única solicitud que hacían a cambio de todo esto era que la extradición no fuera aplicada con retroactividad sino a partir del momento de esa entrega. En otras palabras que narcotraficante que exportara un gramo de ahí en adelante podía ser extraditado automáticamente”.

López, encargado de llevarle el mensaje al presidente Betancur, le explicaría años más tarde a el periódico El Tiempo, cómo lo contactaron los capos: “Estaba en Panamá, durante la elección de Ardito Barletta, con otro grupo de invitados que servíamos de verificadores del proceso electoral, cuando de repente apareció Santiago Londoño White quien fue a plantearle a Felipe, mi hijo, que si yo les podía conceder una entrevista a los que habían sido acusados del asesinato de Lara Bonilla, que querían hacerme una propuesta para transmitírsela al Gobierno. Llamé a Belisario y le dije: ¿Tú quieres que yo los oiga o no? Escúchalos a ver de qué se trata -me contestó- y después me cuentas. Tan pronto terminé la entrevista con Escobar y los Ochoa llamé a Belisario y le dije sintéticamente: lo que están ofreciendo es una capitulación. Yo me voy a Miami a descansar, si quieres, mándame a una persona de tu confianza para indicarle cómo es la cosa. Y entonces me mandó a Bernardo Ramírez”.

Bernardo Ramírez,  ministro de Comunicaciones del gobierno Betancur se reunió varias semanas después con López en Panamá: “en algún momento, y porque se trataba de saber algo más del crimen del 30 de abril, lo mismo que de conocer de fondo lo que buscaban los señores de la entrevista en Panamá, se pensó que el procurador Carlos Jiménez Gómez, independiente del Ejecutivo y vocero de la sociedad podría hacer nuevos contactos” dijo Ramírez a El Tiempo.

Jiménez viajó de inmediato a Panamá para reunirse con los jefes del narcotráfico. En el libro Los Jinetes de la cocaína se relata que el ex procurador viajó en una avioneta de los Londoño White acompañado de “quien fuera, paradójicamente, su delegado para la lucha antinarcóticos, Jaime Hernández Salazar, y dos particulares”.

Como resultado de esa reunión, se redactó un proyecto de memorando de seis páginas que se entregó al presidente Betancur. Este hecho se filtró en la prensa y El Tiempo reveló la noticia de estos encuentros. El escándalo fue fulminante para el acuerdo que pretendieron los capos.

Ante la polémica, la oficina de prensa de la Casa de Nariño decidió echarse para atrás y publicó una declaración que expresa: “la reunión de López con algunos extraditables, en 1984, en Panamá se hizo sin conocimiento de Betancur y sin su autorización”.

En su libro, Castillo revela que el documento tiene en las dos primeras páginas una nota dirigida al presidente y que en el resto de páginas se planteó dos momentos para el desmonte del narcotráfico. Al final, tenía unas sugerencias para terminar con la extradición a Estados Unidos, al menos por los delitos anteriores al acuerdo.

Juan Guillermo Ríos, periodista de cabecera de López, reveló el documento, pero le suprimió un párrafo en el que aparece comprometido el nombre del ex presidente.

Ese párrafo lo rescata Castillo en su publicación: “El doctor Alfonso López Michelsen, ex presidente de la República, aceptó recibirnos en los primeros días del mes (mayo) en Ciudad de Panamá y su gestión de buena voluntad, eminentemente patriótica al llevar nuestro mensaje de entrega y paz al gobierno que usted preside, llegó a feliz etapa en el momento en el cual el señor procurador general de la Nación, doctor Carlos Jiménez Gómez, nos recibió personalmente en los últimos días del presente mes (también mayo)”.

Años después de la reunión en el Hotel Marriot, esta polémica puso a sus protagonistas -Alfonso López, Bernardo Ramírez, Carlos Jiménez y Belisario Betancur-, a publicar distintas versiones de lo que fue unos de los muchos intentos desesperados de los mafiosos para salvarse de la justicia norteamericana. Intentos fallidos que desbocaron lo que los narcos temían y que terminaron con la vida del gran jefe.
Fuente:
VerdadAbierta.com Semana.
Última actualización el Martes, 10 de Julio de 2012 12:15