Era el asesino más implacable… y un cariñoso padre de familia

Proceso | Sábado 31 Enero 2015 | 21:30 hrs
sebastian_marroquinBogotá— Juan Pablo Escobar Henao fue un niño que creció aislado del mundo y con pocos amigos. Sus compañeros de juego eran algunos de los mayores asesinos de Colombia, a quienes recuerda por sus alias del mundo criminal: Arete, Otto, Mugre, Pinina, Chopo, Misterio y Agonías, entre otros.

Con ellos jugaba futbol y Nintendo, pues los padres de familia del colegio al que asistía les prohibían a sus hijos relacionarse con él.

Eran finales de los ochenta y el padre de Juan Pablo, Pablo Escobar Gaviria, jefe del ‘Cártel de Medellín’, era considerado por la revista Forbes el hombre más rico de Colombia, con una fortuna de 3 mil millones de dólares.

También era el asesino más implacable del país. Ya había mandado matar al ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla; al director del diario El Espectador, Guillermo Cano; al líder liberal Luis Carlos Galán, y a 107 pasajeros de un avión de Avianca al que ordenó ponerle una bomba. Integrantes de la élite hacían negocios con él, pero no lo aceptaban como amigo. El Club Campestre de Medellín lo rechazó como socio.

Bogotá– Eran finales de los ochenta y Pablo Escobar Gaviria, jefe del Cártel de Medellín, era considerado por la revista Forbes el hombre más rico de Colombia, con una fortuna de 3 mil millones de dólares. También era el asesino más implacable del país.

Juan Pablo –primogénito y único hijo varón de Pablo– fue un niño mimado y feliz. A los cuatro años su papá le compró su primera motocicleta, una Suzuki amarilla con rueditas laterales para no caerse. Al cumplir 11 años ya tenía una colección de 30 motos. Entre sus regalos de infancia recuerda la espada original del libertador Simón Bolívar y un departamento de soltero con enormes alcobas, bar y una alfombra de piel de cebra en la sala. Los chocolates de su primera comunión fueron traídos desde Suiza en el jet privado del Patrón, como llamaban a su padre los sicarios a su servicio.

Además de las excentricidades, Juan Pablo recuerda a un papá cariñoso y cercano que aun en sus largas temporadas de clandestinidad se las arregló para mantener contacto con sus dos hijos –él y su hermana menor, Manuela– y con su esposa, María Victoria Henao, la madre de ambos. Lo hacía mediante cartas “con muy buenos consejos”, mensajes de audio grabados en casetes y visitas intempestivas a donde ellos estuvieran.

En medio de su guerra contra el Estado colombiano, el jefe del Cártel de Medellín solía contar cuentos infantiles a sus dos hijos. Era capaz de ordenar un asesinato por los radioteléfonos que utilizaba como sistema privado de comunicaciones y un minuto después portarse como un diligente padre y esposo. La familia era su debilidad y sus enemigos lo sabían demasiado bien. Tanto, que ese factor fue determinante en su muerte, ocurrida el 2 de diciembre de 1993.

Ese día, Escobar Gaviria –que desde su fuga de la cárcel La Catedral, 16 meses antes, había logrado eludir al Bloque de Búsqueda, una fuerza policiaca y militar de elite creada exprofeso para dar con su paradero– fue ubicado mediante un rastreo electrónico de la CIA en una casa en Medellín. Una llamada telefónica a Juan Pablo, quien estaba en un hotel bogotano con su madre y su hermana, permitió su localización. El narcotraficante fue abatido de tres disparos mientras intentaba huir por un tejado.

DOBLE IDENTIDAD

A partir de ese día Juan Pablo Escobar Henao –quien afirma que su padre en realidad se suicidó de un disparo en el oído derecho– supo que ya no podía vivir con ese nombre. Seis meses después se lo cambió en una notaría de Medellín por el de Sebastián Marroquín Santos. Más de la mitad de sus casi 38 años se ha llamado así.

Es un hombre con dos identidades, la del arquitecto y diseñador industrial que reside en Buenos Aires; y la del niño y adolescente que fue en Medellín. Una y otra tienen la marca ineludible de Pablo Escobar Gaviria.

“Yo siento el corazón y el alma partidos a la mitad. Por un lado tienes un enorme afecto por el padre, por ese ser querido y muy presente a nivel familiar, por sus detalles, no por la calidad de los regalos que me daba, sino por la calidad humana que sentía de él. Pero por otro está el Pablo Escobar que fuera de la casa no temía a nada ni a nadie y que con su poder económico, su poder militar, su poder corruptor y destructor, terminó avasallando un país. Y no puedo ser ajeno al dolor de las víctimas que él causó”, dice en entrevista.

Por primera vez en dos décadas Juan Pablo ha vuelto a utilizar su nombre de infancia. Lo hizo para presentar el libro “Pablo Escobar, mi padre”, que lanzó en Colombia, Argentina y Uruguay en noviembre pasado bajo el sello de Planeta y en el cual desarrolla “una investigación personal e íntima” del hombre al que la justicia colombiana vincula con unos 5 mil homicidios.

Sostiene que en el proceso de elaboración debió enfrentarse de nuevo a su padre, a quien ama “de manera profunda” pero a quien reprocha el daño causado a tantos colombianos: “A ese personaje violento yo lo cuestioné con ferocidad. Yo lo enfrentaba, porque nunca estuve de acuerdo con las bombas que ponía”, asegura.

–Eras un niño. ¿Te dabas cuenta de lo que hacía? –se le pregunta.

–Sí, por supuesto, y yo y mi madre activamente le recriminábamos por su violencia. Yo te diría, sin temor a equivocarme, que dentro de su entorno prácticamente mi madre y yo éramos las únicas personas que no le aplaudíamos su violencia, porque además sabíamos y éramos conscientes de que toda la violencia volvería contra nosotros. Y de hecho así ocurrió.

DIEZ MINUTOS DE IRA

A las 3 de la tarde del 2 de diciembre de 1993, Juan Pablo se enteró por la radio de que su padre había sido abatido por el Bloque de Búsqueda. Su primera reacción fue de incredulidad, pues siete minutos antes había hablado por teléfono con él, pero pronto la noticia adquirió rango de hecho consumado. Ofuscado, dijo vía telefónica a un noticiario de televisión que vengaría esa muerte:

“Al que lo mató, yo solo voy a matar a esos hijueputas, yo solo los mato a esos malparidos”, sentenció en declaraciones que dieron la vuelta al mundo. Tenía 16 años.

Esos 10 minutos de ira, sin embargo, le costaron caro, pues lo convirtieron en un objetivo militar del grupo Perseguidos por Pablo Escobar, los Pepes. Esa organización criminal, que congregó a la flor y nata de la mafia colombiana, estaba liderada por los capos del Cártel de Cali, Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, y los jefes paramilitares Fidel y Carlos Castaño.

Los Pepes tenían el propósito de dar de baja al jefe del Cártel de Medellín “sin importar a quién hubiera que torturar, matar y cortar en pedacitos”, dijo alguna vez Carlos Castaño.

Una vez que Escobar fue eliminado, los Pepes quedaron con el campo libre para cobrar el botín de guerra. María Victoria, la viuda del capo, fue convocada a Cali, donde los Rodríguez Orejuela, Carlos Castaño y una treintena de mafiosos más la sentaron en una mesa y le exigieron 120 millones de dólares para respetar la vida de ella, la familia y los hombres del capo muerto, aunque con una excepción.

“A su hijo se lo vamos a matar”, le dijo Miguel Rodríguez Orejuela.

Ella imploró por la vida de Juan Pablo. “Si quieren nos vamos de Colombia para siempre, pero les garantizo que él seguirá por el camino del bien”, aseguró a los jefes del crimen organizado del país.

Miguel le respondió que si Juan Pablo quedaba vivo y lleno de dinero algún día querría hacer realidad la promesa de vengar la muerte de su padre. “Por eso nuestra consigna es que sólo las mujeres queden con vida”, acotó.

La sentencia de muerte se anuló cuando Juan Pablo fue con su madre a Cali a prometer que nunca se involucraría en el negocio del narcotráfico y cuando la familia entregó a los vencedores de la guerra decenas de bienes: desde enormes lotes urbanos –donde hoy funcionan hoteles y centros comerciales en Medellín– hasta edificios, obras de arte, fincas de entre 10 mil y 100 mil hectáreas, aviones, helicópteros y vehículos de lujo.

Entre los acreedores de Escobar figuraba el narcotraficante Leonidas Vargas Don Leo, conocido por su bravura y sus nexos con los cárteles mexicanos. Era socio de Amado Carrillo Fuentes El Señor de los Cielos, jefe del Cártel de Juárez, y fue quien se encargó de conectar a este mafioso mexicano con el jefe del Cártel de Medellín.

Tan rentable era la ruta, que el hijo de Pablo Escobar recuerda que en una sola “vuelta en México”, en 1992, mientras se encontraba recluido en la cárcel La Catedral, su padre obtuvo una utilidad de 32 millones de dólares, según le dijo. De ese dinero pagó una deuda de 24 millones de dólares a sus socios Fernando Galeano y Gerardo Kiko Moncada, a quienes habría de asesinar en esa prisión aledaña a Medellín ese mismo año.

De acuerdo con Juan Pablo, en 1994, luego de la muerte de su padre, Don Leo, quien se encontraba preso en la cárcel La Picota de Bogotá, les hizo saber a él y a su madre que el extinto jefe del Cártel de Medellín le debía un millón de dólares y necesitaba que se lo pagaran. La deuda quedó saldada con un avión.

EXILIO

La familia de Pablo Escobar Gaviria llegó a Buenos Aires el 24 de diciembre de 1994 con nuevos nombres, adquiridos seis meses antes en Colombia mediante un procedimiento legal.

María Isabel Santos y sus hijos Sebastián y Juana Marroquín Santos decidieron instalarse en la capital argentina luego de una fallida estancia de tres días en Maputo, Mozambique, donde pensaban radicar hasta que se dieron cuenta de que ése era un país destruido por la guerra civil, donde no había supermercados ni universidades.

Eligieron Buenos Aires porque en Argentina no les pedían visa y en el viaje hacia Maputo hicieron una escala en esa ciudad y les agradó el esplendor del verano austral en sus calles. Sebastián, quien viajó al exilio con su novia Andrea, traía los bolsillos llenos de joyas.

Juan Pablo, Andrea, María Victoria y Manuela acordaron nunca más volverse a llamar entre ellos con esos nombres sino con los que adquirieron en una notaría de Medellín. Andrea eligió el de María Ángeles Sarmiento.

Según Sebastián, sus tíos Escobar Gaviria y su abuela Hermilda se lanzaron con voracidad sobre la herencia y se apropiaron de varias fincas del capo que estaban a nombre de terceros. “Nos robaron”. Sostiene que sus parientes incluso falsificaron documentos.

Dice que su tío Roberto, El Osito, subalterno de Pablo a lo largo de su carrera delictiva, se apropió de 3 millones de dólares en efectivo que su padre había dejado para ellos, mientras a su tía Alba Marina le pidieron recuperar varias cajas de dólares escondidas en dos caletas en una casa en Medellín, pero se quedó con el dinero.

Las migajas de la fortuna del capo del Cártel de Medellín terminaron de repartirse en 2014, cuando culminó un litigio judicial de 13 años promovido por Sebastián y su hermana contra sus tíos Alba Marina, Gloria, Argemiro y Roberto Escobar Gaviria. Sebastián señala que él y Juana quedaron con la propiedad legal de los edificios Mónaco, Dallas y Ovni, en Medellín, y con la hacienda Nápoles, fortín al que Pablo nombró así porque en esa ciudad italiana nació Gabrielle Capone, padre del mafioso estadunidense Al Capone.

Sin embargo, abunda, esas propiedades están en manos del Estado colombiano mediante la figura de extinción de dominio. “Todas ellas han sido malvendidas a empresas privadas a través de actos de corrupción que sólo beneficiaron a la clase política colombiana y no a las víctimas”, indica.

Este último negocio lo aprendió durante sus años de matrimonio con el capo, cuando llegó a acumular en su penthouse de mil 500 metros cuadrados, en el edificio Mónaco, una de las colecciones privadas de arte más importantes de América Latina, con obras de Botero, Rodin, Guayasamín y Dalí, entre otros.

Él y su madre fueron detenidos en 1999 en Argentina bajo cargos de lavado de dinero. Vivían en un departamento a nombre de ella, en Saavedra, un barrio de clase media alta en Buenos Aires. La policía reportó que tenían cuatro empleadas de servicio, dos de ellas colombianas. Sebastián permaneció cinco semanas en prisión y María Isabel, 20 meses. La Corte Suprema de Justicia argentina los absolvió tras un proceso de siete años. Sebastián sostiene que el único delito de los dos es ser hijo y viuda de Escobar Gaviria.

A lo largo de los 20 años que ha radicado en Argentina, expresa, ha vivido de sus trabajos como arquitecto, diseñador industrial y profesor universitario. También lanzó una línea de ropa con imágenes de su padre, lo cual le generó críticas de familiares de las víctimas. Un banco incluso canceló sus cuentas, y empresas textiles se negaron a hacer negocios con él por considerar que hacía apología de un criminal y asesino


Translate »