“En Pablo Escobar no había pudor, miedo ni vergüenza”: Parra

Por Evelyn Valenzuela : Andrés Parra conversó con LA PRENSA de esos años de terror, sangre y destrucción que se vivieron en Colombia. San Pedro Sula, Honduras
“Siendo un niño a mis ocho años, no entendía por qué se vivía un ambiente de luto casi a diario en mi país. Tengo grabado el sonido del estallido de bombas. A esa edad todo parecía una película de acción: el cráter en el piso, el correr de la policía, las ambulancias y la gente llorando. No era consciente de lo que estaba pasando. Para ese entonces todos los colegios de Bogotá tenían pintada una paloma de la paz, estaba izada la bandera y en todas las iglesias se hablaba de la paz en Colombia’’.

Así recuerda Andrés Parra , en conversación con LA PRENSA, esos años de terror, sangre y destrucción que se vivían en Colombia, cuando el hombre más poderoso de la mafia desestabilizó al país con sus actos terroristas, convirtiéndose en el criminal más buscado del mundo a comienzos de 1990.

Dieciocho años después de la muerte del zar de la cocaína, el actor Andrés Parra revive esos trágicos momentos dándole vida a Pablo Escobar Gaviria en la serie televisiva de mayor audiencia del momento: El patrón del mal. Los productores, dos familiares de víctimas del narcotraficante, se aseguraron de que no se tratara de otra narcoserie que ensalza a la mafia, sino de presentar al capo sanguinario y hacer reflexionar a las actuales generaciones sobre lo vital que es impedir que el narcotráfico controle un país.

“Me prendo y soy Pablo Escobar, me apago y soy Andrés Parra”, confiesa este famoso actor colombiano, quien experimenta sentimientos encontrados: la felicidad por el sueño cumplido de personificar al capo, pero el dolor por tanta sangre inocente derramada e impotencia de no poderle cambiar la historia a su país.

Tras una semana de búsqueda, LA PRENSA entrevistó al actor mientras grababa las últimas escenas de la serie en una montaña en las afueras de Bogotá.

Parra se despojó del papel de Pablo Escobar y narró al diario hondureño cómo fue su infancia y qué lo motivó a personificar al narcotraficante más sanguinario de la historia de Colombia.

– En Honduras, como en otros países de América, el nombre de Andrés Parra se conoció gracias a su papel de Anestesia en la telenovela “El cártel”.  ¿Qué experiencias le dejó el proyecto?
Anestesia era un personaje mucho más sencillo menos complejo, menos importante, más ligero, un personaje divertido. Me atrevería a decir que un poco light, no con una sicología tan poderosa como Pablo Escobar.

-¿Qué respuestas ha recibido del público en América Latina y Estados Unidos tras su participación en la serie “El patrón del mal”?
Pues muy contentos, todos estamos realmente felices, tranquilos y un poco sorprendidos. Ninguno de nosotros pensaba que esto llegara a ser tan importante y se haya convertido prácticamente en un tema no solo nacional, sino también internacional. Yo tengo mucha felicidad.

– ¿Qué significa para Andrés Parra interpretar a Pablo Escobar, el capo más temido de la historia?
La gran enseñanza, a nivel personal, es simplemente el hecho de entender muchísimo más  el país donde nací, entender muchísimo más la Latinoamérica que nos tocó, tener un poco más de autoridad moral para hablar de un tema tan complejo y tan complicado como es el de las drogas. Te confieso que es algo que no sentía tan cercano a mí, porque además nunca he consumido drogas ni me he movido en ese mundo. Entonces, ha sido a partir del trabajo que me he internado en esa aventura, ha sido muy interesante.

-¿Que edad tenía usted cuando Pablo Escobar estaba haciendo de las suyas en Colombia? ¿Cómo lo recuerda?
Yo debía tener 8 años, era muy niño. Recuerdo mucho y son cosas que he empezado a analizar con el tiempo; por ejemplo, en el colegio siempre había un ambiente de luto casi a diario, en todas partes había pintada una palomita de la paz,nos tocaba ir a las entradas de bandera vestidos de blanco porque siempre se estaba honrando a un político, a un militar que acababa de ser asesinado, esa era la juventud de uno.

Viajar era una pesadilla, ir a Estados Unidos era algo muy humillante para uno como colombiano porque a todos nos trataban como pequeños Pablos Escobares, así uno fuera niño o grande uno hacía otra fila, sacar la visa -pues mejor dicho- era muy difícil. Sentía uno un poco de vergüenza de ser colombiano, porque el maltrato afuera era terrible y para uno, a esa edad era muy difícil saber por qué esa discriminación, era muy feo.

-¿Tiene alguna anécdota que contar?
Estaba en primaria, en el colegio Campestre. Recuerdo un bombazo de Escobar en la calle 100 con carrera 47 que hizo estallar todos los vidrios de mi cuarto. Salí con mi hermano y eso era como una película de terror, un cráter y todos los carros destrozados.

-Como resultado de sus investigaciones para encarnar al narcotraficante, ¿cómo describe a Pablo Escobar?
Era un hombre culto, antisocial, agresivo y sádico, un tipo que crea sus propias normas de conducta, son manes (hombres) con sus propios códigos, por eso duermen bien y no hay culpa; hay ausencia absoluta de asco, pudor, miedo y vergüenza.

-Defina en una palabra a Pablo Escobar.
Sencillamente, un hombre imperturbable.
-¿Qué lo inspiró a caracterizar este personaje?
Hombre, era una oportunidad que no podía dejar pasar, tener la posibilidad como colombiano y como actor de interpretar el personaje que cualquiera quisiera hacer, era algo que sencillamente no me podía negar bajo ningún motivo.

-¿Fue difícil personificar a Escobar tomando en cuenta sus rasgos y su peso?
Aproximadamente cuatro meses de mucho estudio y de allí en adelante, pues ya obviamente durante el rodaje, uno sigue estudiando y aportando, pero claro es el personaje más difícil que he hecho y no será fácil que llegue otro más complicado.

-¿Cuántas libras subió y qué hizo para bajar de peso?
El papel me daba susto y emoción, implicaba adelgazarme, yo estaba pesando 110 kilos -242 libras- y empecé a grabar con 93 kilos -205 libras-, me tocó visitar una nutricionista, hacer dieta y ejercicios.

-Mencione tres similitudes entre Andrés Parra y Pablo Escobar.
A los dos no nos gusta madrugar, pero sí la música clásica, la ópera. Nos parecemos en el amor por los hijos, por mi hijo yo también haría muchas cosas.

-¿Cree que habrá un antes y un después de interpretar al capo más buscado?
Hombre no sé, no pienso en el futuro, prefiero vivir el día a día y de verdad, no me lo he planteado. Estoy muy joven, tengo 35 años. Ese susto de que sea el fin de mi carrera no existe. Sí, me da nostalgia porque difícilmente me van a volver a encargar un personaje como este, inagotable en sus contrastes.

-¿Cómo recibió su familia la noticia que usted interpretaría a Pablo Escobar?
Ellos están muy contentos, orgullosos y muy positivos, sobre todo mi hijo, con quien comparto mucho y hablo de todo esto.

-¿Cómo le explica la serie a su hijo?
Mi hijo tiene 11 años, cuando podemos vemos la serie juntos. Siempre conversamos mucho, él me hace muchas preguntas, por ejemplo dónde estaba la policía cuando ocurrían los hechos sangrientos provocados por Escobar.

A él, le parece muy extraño que alguien pudiera llegar a burlarse de un país de esa manera y que nadie hubiera podido ser capaz de pararlo, entonces yo le explico.
Hemos hablado de la corrupción, de las amenazas, sobre la importancia de las personas que murieron. Creo que ha sido muy interesante, es un niño que a sus 11 años -ya casi un adolescente- tiene un trozo enorme del país en la cabeza.

-¿Qué hace llorar a Andrés Parra?
Me hacen llorar las cosas con los niños, las películas donde hay niños, hombre que hay historias donde hay niños y papás en el cine lloro muchísimo, me identifico mucho y las malas novias me han hecho llorar mucho. ¡Dios me libre de estar casado! (Risas)

-¿Qué lo hace reír?
Me encanta que se burlen de mí, me encanta, me encanta… (Risas)
-¿ Por qué cree que en Colombia la temática actual en la televisión y el cine es el narcotráfico?
Es una moda que no lleva mucho tiempo, estamos hablando de los últimos cinco años, era algo de lo que no se había hablado y desafortunadamente -nos guste o no- en nuestra cultura nos ha tocado lidiar con el terrorismo.

Me parece que la televisión llegó a un momento en que necesitaba hablar de un tema al igual que el cine; por el otro lado, está el público que es un enorme consumidor de este tipo de historias. El día que la gente ya no quiera ver más la serie pues ya no se hará, pero mientras sea rentable para un canal, lo seguirán haciendo.

Está tendiendo a terminar la moda, ya no quedan muchas producciones de ese tipo, esta serie había que hacerla, era importante y necesaria. El día de mañana aparecerá otra moda, otra necesidad, pero mientras nuestra sociedad esté impregnada de ello se hablará de corrupción, uno habla un poco de lo que ve todos los días.

-¿Cómo fue su experiencia de trabajar con la también actriz colombiana Angie Cepeda?
Maravilla. Angie hizo un trabajo muy decoroso y fue una gran compañera en el set, una gran amiga y nos pudimos ayudar mucho
.
LEA ADEMÁS: ¿Quién es Andrés Parra?
Andrés Parra nació el 18 de septiembre de 1977 en Cali, pero se crió en Bogotá. Es un actor profesional egresado de la Escuela de Formación de Actores del Teatro Libre de Bogotá.
Con más de 18 años de experiencia, Andrés ha actuado en el cine, el teatro y la televisión. El público y la crítica lo alaban por ser un actor polifacético. Esto le ayudó a transformarse en una de las figuras más temidas del mundo del narcotráfico. Gracias a esta capacidad camaleónica Luis Alberto Restrepo, el director de la telenovela “La Bruja” (2011), en la que actuó Parra, apostó por el actor colombiano.

Restrepo describe a Parra como “un actor fuera de serie, un tipo con una capacidad impresionante. Aparenta una cara bondadosa, pero cuando entra a actuar borra todo eso”.
Parra comenzó su carrera a los 11 años como actor aficionado. Profesionalmente se dio a conocer en series como “El cártel” y la película “La pasión de Gabriel”, en la que interpretó a un sacerdote que intenta seguir los pasos de Cristo en medio del conflicto colombiano.

Historial de Andrés Parra
Destacado Es un actor colombiano que sobresalió por el papel de Anestesia en la telenovela “El cártel” del canal Caracol.
Festival de cine Obtuvo el premio a mejor actor en el Festival de Cine de Guadalajara, en México, por interpretar a un sacerdote.
Estudios Andrés Parra ha desarrollado su formación en Juegos Teatrales con Clive Barker, de Inglaterra.

Carrera El actor colombiano ha dedicado gran parte de su vida al teatro y ha participado en numerosas obras.
Gustos Desde que era niño le fascina la mística gitana, le encanta el flamenco, las tapas y tiene muchos dichos españoles.

PARA RECORDAR: Pablo Escobar, el temido narcotraficante
Nació el 1 de diciembre de 1949 en El Tablazo, Vereda de Río Negro, Colombia.
Empezó su carrera criminal robando lápidas de cementerios, regrabándolas y vendiéndolas. Se dedicó a robar autos en las calles de Medellín, pero pronto se involucró en el tráfico de marihuana hacia Estados Unidos.

Introducido en el negocio del tráfico de cocaína por su primo, Gustavo Gaviria, la visión empresarial, la inteligencia y la ambición de Escobar lo convirtieron en líder.
En la década de los 70 se convirtió en una pieza clave para el tráfico internacional de cocaína. Se adueñó de pistas, rutas, laboratorios y monopolizó el comercio ilegal desde la producción hasta el consumo. Escobar llegaría a acumular una fortuna superior a los tres mil millones de dólares y a ser el séptimo hombre más rico del mundo, según la revista Forbes.

Martes 02 de octubre de 2012


Translate »