El testigo pergaminense al cual mataron para que no hablara

Repentinamente, luego de 19 años de parate judicial, el expediente que investiga la muerte del hijo del ex presidente Carlos Menem recobró impulso gracias a la persistencia de Zulema Yoma.

Por caso, el juez Carlos Villafuerte Ruzzo decidió citar a declarar al entonces presidente de la Nación a efectos de que confirme -o rectifique- haber dicho a su ex esposa que la muerte del hijo de ambos se trató de un atentado.

En ese contexto, es dable mencionar que existen elementos concretos que inducen a pensar que no se trató de un accidente, sino de un hecho pergeñado con fría anticipación.A esto se suman otros indicios, como el hecho de que 14 personas sufrieron hechos de violencia por el hecho de haber alimentado la hipótesis de un atentado. Un dato: hay más de una trein- tena de testigos que hablaron de un accidente y que jamás sufrieron un solo rasguño.

El pergaminense

En la trama siniestra existen catorce testigos muertos en confusos episodios. Sin embargo el que más llama la atención por el motivo en que se abre el expediente y es la declaración de la esposa de un narco que presuntamente lo mando a matar a Carlos Menem Juniors por una venganza. (ver nota La denuncia…)

El pergaminense Hugo Sánchez Trotta estaba inquieto. Sabía que no iba a estar tranquilo hasta poder contar todo lo que sabía. Pero también sabía que estando preso su vida corría peligro a la hora de decir las cosas que conocía.Pensó entonces que lo mejor era esperar a salir en libertad y luego sí mostrar los datos que manejaba.

De todas maneras, para calmar su conciencia tuvo la idea de enviar sendas cartas certificadas al ex presidente Menem y a Zulema Yoma asegurando tener sobrada información sobre algunos puntos de la muerte de Carlos Menem Junior.

Prometía, asimismo, ir a declarar al juzgado y aportar información sobre el destino de la valija con dinero e información que había en el helicóptero y sobre las investigaciones que Carlos Menem Jr. llevaba sobre temas de narcotráfico.

Lo único que restaba era recuperar su libertad. Luego de eso, nada lo detendría.Por lo menos, era lo que él creía.Dos días después de salir en libertad, el 16 de noviembre de 1996, y antes de poder decir nada, fue acribillado a balazos por la policía. El sumario posterior habla de “atentado y resistencia a la autoridad seguida de muerte”.

Para poder acercarse a lo que iba a contar Hugo Sánchez Trotta, el juez llamó a declarar a su padre, Alfredo Emilio, quien en el Juzgado declaró que “su hijo falleció en un enfrentamiento en la ciudad de Pergamino a poco de salir de la Unidad Carcelaria (…) Que le comentó estando detenido que él sabía quien le había robado el maletín a Carlos Saúl Menem (h) el día del accidente, pero que no le mencionó el nombre del autor, pues temía que le pasara algo. Que tiene otro hijo también detenido en la Unidad Carcelaria de San Nicolás llamado Antonio Emilio Sánchez Trotta, estimando que tal vez él tenga algún dato. Que él era el único que visitaba a su hijo fallecido. Que además le manifestó que quien robó el maletín con el dinero, adquirió camiones, una vivienda y dos automóviles uno para la esposa y otro para la hija pero que desconoce el nombre y el lugar donde vive (…) Que reconoció a su hijo por otras partes del cuerpo, especialmente los pies, pues tenía la cara desfigurada. Que su hijo antes de salir le manifestó que temía por su vida a raíz de lo que sabía por el caso Menem”.

Tomando en cuenta los dichos del padre de Hugo Sánchez Trotta, el Juez citó al otro hijo, Antonio Emilio, quien el 25 de febrero de 1997 declaró que lo poco que sabía era a través de su hermano fallecido. Que creía “que a Carlitos lo mataron por que molestaba al narcotráfico (…) y lo dejaron morir como a un perro”. A poco de declarar y al igual que su hermano, Antonio Sánchez Trotta también fue asesinado.Ahora parece que algo de verdad había en estas declaraciones.

La denuncia de la modelo colombianaLa ex amante del ex líder del Cartel de Medellín, Virginia Vallejo, afirmó que la viuda de El Patrón lavó US$ 800 millones en el país y lo vinculó con la caída del helicóptero del hijo del ex presidente, Carlos Menem.

Durante una entrevista, que brindó al periodista argentino radicado en Florida Javier Ceriani, Vallejo afirmó por primera vez que la muerte de Carlitos Menem estuvo vinculada con el lavado del dinero que la familia de Escobar trajo al país cuando se instaló en 1995.La viuda de Pablo Escobar, Victoria Eugenia Henao Vallejo, se refugió en la Argentina junto a sus dos hijos, Juan Pablo Escobar Henao y Manuela Escobar Henao, en 1995, un año y medio después de la muerte del capo narco.

En ese marco, la mujer que se desempeñó como amante del capo narco relató: “Durante el gobierno de Menem, después de lavar 899 millones, acusarlos de lavar US$ 800 millones, 18 meses después, (la mujer de Pablo y sus hijos y socios) quedan libres. No habían lavado nada. US$ 800 millones, caramba. Por lo menos que diga “No, la señora lavó US$ 800.000, US$ 8 millones, US$ 80 millones, bueno. Fue un error”. Pero las pruebas en un lavado de US$ 800 millones en Argentina no se pueden desaparecer de esa manera”, sostuvo.(Datos Red)


Translate »