Capturaron al “Chapo” Guzmán, el Pablo Escobar mexicano

Chapo-Guzman-Mexico-Hace-MexicoAFP22/02/2014 | 17:25 El lìder del cartel de Sinaloa es el narcotraficante más poderoso del mundo. Lo arrestaron en un hotel de Mazatlán, México.  Joaquín “Chapo” Guzmán era el narcotraficante más buscado de los últimos tiempos luego de fugarse hace 13 años atrás.

Era el más buscado en todo el mundo, el más temido, el más peligroso y el más poderoso. Era el Pablo Escobar mexicano. Su leyenda y sus negocios iban desde Alaska a la Patagonia… hasta ayer.

El líder del cartel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fue capturado la noche del viernes en un hotel de Mazatlán, mientras cenaba con unos amigos. Lo atraparon muy cerca de Badiraguato, el miserable pueblo del estado de Sinaloa en el que había nacido hace 56 años, durante un operativo conjunto entre Estados Unidos y México. La DEA (la agencia antidroga de EE.UU.) lo localizó y México lo atrapó. La detención del capo es el golpe más importante que han recibido los cárteles de la droga en los últimos quince años y un éxito del presidente Enrique Peña Nieto a un año de su llegada al poder.

“No se disparó ninguna bala. Esto es enorme, es grande. Muchos decían que nunca iba a ser posible capturarlo, pero se hizo”, explicó un exultante funcionario de la DEA a la prensa local. La administración Obama ofrecía una recompensa de US$ 5 millones a cambio de información que condujera a su captura y ocupaba el puesto “número 1” de entre los más buscados en todas las listas. Hasta el hijo del capo, Jesús Guzmán, y su madre María Salazar, también habían sido incluidos en junio de 2012 en la lista de narcotraficantes sujetos a acciones de decomiso, aseguramiento y bloqueo de bienes.

El año pasado, Guzmán Loera fue declarado “enemigo público número 1” de la ciudad de Chicago, el mismo título que recibió originalmente Al Capone en 1930. La Comisión de Crimen de Chicago y la DEA justificaron tal clasificación bajo el argumento de que Chicago es uno de los principales destinos de heroína, cocaína, marihuana y otras drogas contrabandeadas por el cártel de Sinaloa.

México y Estados Unidos llevaban cinco días pisándole los talones a él y a su lugarteniente Ismael “El Mayo” Zambada a lo largo de Sinaloa. Se sabía que había asistido a una fiesta familiar la semana pasada, de modo que se puso en marcha un operativo. En uno de los cateos el 20 de enero, la policía militar halló una propiedad de Griselda Pérez López, ex esposa del capo. En ese lugar fue detenido Jesús Peña González, “El 20”, y otros integrantes del Cártel que dieron información a las autoridades.

Hasta ahora sólo había dos imágenes de “El Chapo” Guzmán. En una posa, hace más de diez años, en un rancho junto a un compadre y con un fusil colgado del cuello. La segunda es del día en que entró en la cárcel de Puente Grande en 2001, de la que luego se fugaría. Ayer México lo vio con una imagen muy diferente: el todopoderoso capo parecía un vulgar robaautos. Estaba arrodillado, había sido golpeado y lucía bigote.

A 13 años de su evasión, el Gobierno Federal apostaba a la recaptura del sinaloense con el rastreo de familiares, amigos, socios y mandos que lo protegen. Los servicios secretos mexicanos habían elaborado a mediados del año pasado un detallado reporte de su círculo más cercano. El documento integra datos biográficos de 22 familiares del capo, 21 colaboradores y 27 personajes que le brindan protección institucional. También fotografías inéditas de estas personas, entre las que se encuentran siete parejas sentimentales del líder del cartel de Sinaloa con sus respectivos hijos. De acuerdo con el informe, en la última década Guzmán ha permanecido la mayoría del tiempo escondido en zonas inaccesibles del Triángulo Dorado, principalmente en seis puntos de Sinaloa y en doce de Durango. En más de un lustro, el Gobierno sólo detectó a “El Chapo” en dos zonas urbanas: Culiacán (Sinaloa) y en Los Cabos(Baja California Sur). En ambos sitios logró huir.

El perfil psicológico que elaboró el Gobierno Federal sobre Guzmán destaca que criminológicamente es un delincuente profesional, con capacidad criminal alta, adaptabilidad social media–alta y un índice de estado peligroso alto. Su diagnóstico es de una conducta antisocial con “marcados rasgos egocéntricos y narcisistas”. “Tiene una estructura de personalidad con características de egocentrismo, astuto, perseverante, tenaz, meticuloso, selectivo, manipulador, hermético y cautivador”, señala el informe.

El arresto de “El Chapo” es un golpe muy fuerte para la estructura del cartel de Sinaloa y “la captura más importante que hacen los gobiernos de México y Estados Unidos en los últimos 30 años”, señaló otro funcionario de la DEA citado por Proceso. Nada más capturarlo, Guzmán Loera fue trasladado a la Ciudad de México, donde le tomaron inmediatamente sus huellas digitales y restos de ADN para poder comprobar su identidad.

Fuente: clarin.com


Translate »