CAPTURA DEL ASESINO DE LARA BONILLA

CAE “EL RONCO”
11 febrero 1985 / Revista Semana
En batida de rutina cae el hombre más buscado del país.
A escasos días del asesinato del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, en abril del año pasado, las investigaciones hechas por las autoridades conducían a la búsqueda de un personaje clave; “el ronco”. Este individuo, que hasta ese momento se creía que se llamaba José Manuel Franco Naranjo, era al parecer el eslabón entre los asesinos y los autores intelectuales del crimen. Según los testimonios recogidos por la Policía, se había llegado a una pista que permitía deducir que “el ronco” era el jefe de un grupo de por lo menos 10 paisas que habrían llegado a Bogotá 15 días antes del crímen, los cuales fueron con frecuencia vistos en la céntrica avenida 19 y que preferencialmente tenían como sitio de reunión el restaurante “La Fonda Antioqueña”, en el centro de Bogotá.

Todas las descripciones que hicieran los testigos y la gente que los vio comprando en los almacenes de ropa y comiendo “bandeja paisa”, en el restaurante coincidían en que un individuo de aproximadamente 25 años, alto y delgado, de pelo negro rizado, con bigote, piel trigueña y de voz áspera, y que además se distinguía por no tener un comportamiento rudo como el de los demás, era quien tenía a cargo la coordinación del grupo.

A partir de ese momento la Policía no ahorró esfuerzos para dar con el paradero de este tipo, ya que se tenía claro que era un intermediario clave, que podría ser el “eslabón perdido” de la cadena y que su captura conduciría inevitablemente a los autores intelectuales del asesinato del ministro.

LA CAPTURA
La búsqueda incesante de la Policía hizo que “el ronco” pusiera pies en polvorosa y lograra durante algún tiempo burlar la acción de los sabuesos. Una batida rutinaria realizada el viernes 4 de enero en el barrio Las Cabañitas, del municipio de Bello, al norte de Medellín,dejó como resultado la detención de 6 individuos que se encontraban en la heladería El Recuerdo. Entre ellos se encontró un hombre, que decía llamarse Oscar Tulio Arce Hernández y que al tiempo tenía una identificación correspondiente a Gustavo Loaiza Ospina.

Este, a la postre, resultó llamarse Germán Alonso Díaz Quintana, luego de que el F-2 estableciera su identidad mediante el reconocimiento dactiloscópico. Sin embargo, la cosa no pasó a mayores y la Policía vino a darse cuenta de que lo que habían cogido era un “pez gordo”, cinco días después cuando en los archivos del DAS apareció este sujeto con el alias de “el ronco”. Inmediatamente se informó a Bogotá y se comenzó a tramitar su envío a la Cárcel Modelo a petición del juez primero de Instrucción Criminal, Tulio Manuel Castro Gil, quien tiene a su cargo la investigación del asesinato del ministro Lara Bonilla. Al cierre de esta edición se preparaba la remisión de este detenido desde la Cárcel de Bellavista a Bogotá con los siguientes datos:
Germán Alonso Díaz Quintana, alias “el ronco”.

Nacido el 12 de abril de 1951 en Cúcuta. 1.75 de estatura. Cicatriz en la garganta, producto de un tiro. Conocido en esa ciudad como “el toche”. Hijo de Luis Alberto y Nahyibe. Estudios: 4° de primaria. Se hace pasar por José Manuel Franco Naranjo, por Gustavo Loaiza Ospina, o por Oscar Tulio Arce Hernández. Es solicitado por los juzgados 6° y 7° del circuito de Medellín por hurto calificado. Lo mismo el juzgado 34 de Instrucción Criminal, por tentativa de homicidio.

Translate »