Barrio Pablo Escobar, memoria y gratitud

barrio_pablo_escobarBarrio Pablo Escobar / Foto: EFE
Su nombre hace eco en los 16.000 habitantes que conforman el barrio Pablo Escobar, que él fundó en la ladera oriental.

CARACOL | DICIEMBRE 2 DE 2013
Pablo Emilio Escobar Gaviria, el hombre más buscado del mundo en los años 90, nació en Rionegro Antioquia. A su paso por la vida construyó y destruyó, quizá como nadie en la historia de Colombia.

Hoy 20 años después de su muerte, su nombre hace eco en las voces de los turistas, las víctimas de sus actos delictivos, pero también de en los 16.000 habitantes que conforman el barrio Pablo Escobar, que él fundó en las laderas orientales de esta ciudad.

Basta con caminar las 3 calles que rodean la zona y subir más de 100 escaleras que hacen parte del sector, para comprender que las familias de las 400 viviendas construidas guardan un profundo respeto el jefe del Cartel de Medellín.

Un ejemplo de ello lo expresa Duverney, el mocho, presidente de la junta de acción comunal del barrio: “La política de nosotros es que allá se habla bien de Pablo Escobar, porque pues es la realidad, él fue un hombre bueno con nosotros”.

En sus casas, en las paredes del sector, en taxis y carros de servicio público es fácil encontrar grabada la imagen de Pablo Emilio Escobar Gaviria. No falta quien cada día le ofrece plegarias y misas porque la historia para los pobladores de este barrio es diferente.

Según consideran, para ellos no existió aquel hombre perverso y cruel del que hablan los medios o al que odian las victimas de sus atentados. Para los habitantes de este sector, Pablo Escobar fue algo así como una figura paterna para todos los que, entonces, estaban desprotegidos, especialmente por la falta de viviendas.

Como lo describe el Mocho: “Lo que yo le vi positivo de él (sic) es que fue un hombre muy bueno, que le dio mercados a la gente, le dio medicamentos, que arregló canchas, las iluminó, que construyó viviendas para la gente que para muchos eran lo peor de la ciudad, o sea a los recicladores”.

Estas palabras serán repetidas por quienes vivieron en ese momento como fieles acompañantes del jefe del Cartel de Medellín, pero también por sus hijos que aun sin conocerlo aseguran sentir cariño hacia él.

“La historia dice que Pablo Escobar fue un hombre que quizá cometió errores pero también fue un hombre demasiado bueno y nuestros hijos tienen que saber eso; contándole a nuestros hijos que ese barrio lo construyó Pablo Escobar y que gracias a él tenemos una vivienda digna, tienen que saber de dónde viene, de donde viene su historia, de donde vienen sus raíces”, exclamó el hombre a Caracol Radio.

Hoy, 30 años, después de haber sido levantado el barrio, los habitantes consideran que el abandono del estado es evidente, los únicos que se ven caminando por allá son los familiares de Pablo Escobar, quienes son recibidos con agrado.

Pablo Escobar tiene en esas faldas del oriente de Medellín, un barrio por el que alguna vez fue bautizado en los medios de comunicación como el Robin Hood Paisa.


Translate »